Saltar al contenido

11. Solvencia Técnica en Contratos de Obras – Lo esencial

Pilar explica a Tomás los aspectos esenciales para acreditar la Solvencia Técnica en un contrato de obras.

He aprovechado las situaciones y dudas que me han ido planteando Tomás y Pilar para explicarles las “reglas del juego” esenciales. (¿Conoces la historia de Tomas y Pilar? Echa un vistazo al post sobre las ventajas de contratar con el sector público)

Así fue en el caso de la solvencia técnica. Pilar empezó preguntando por la “…relación de obras ejecutadas…” y le explique cómo acreditar la solvencia en el resto de casos más usuales.

A continuación te ofrezco un resumen con lo esencial sobre la Solvencia Técnica en contratos de obras para empezar a contratar con la administración.

La solvencia técnica se regula en el artículo 76 del TRLCSP, donde se establecen como medios para acreditar la solvencia:

A. La experiencia o “Relación de las obras ejecutadas…”.

B. El personal técnico u organismos técnicos de los que dispongas.

C. Títulos académicos y profesionales de quienes estarán haciendo la obra.

D. Medidas de gestión medioambiental.

E. Declaración sobre la plantilla media anual de la empresa.

F. La maquinaria, material y equipo técnico del que dispondrás para la ejecución de las obras

Hemos visto en detalle los apartados A, B, C y F porque son los más frecuentes.

La experiencia o “Relación de obras ejecutadas”

La experiencia o “Relación de obras ejecutadas” es la forma más frecuente de acreditar la solvencia Técnica en contratos de obras.

Es posible que encuentres pliegos de cláusulas administrativas en los que no se establezcan claramente los requisitos de solvencia y la forma de acreditarlos. En estos casos acredita tu solvencia utilizando la experiencia o  “Relación de obras ejecutadas”.

Cuida tu historial de obras ejecutadas. Prepárate para acreditar la solvencia técnica con los modelos de Relación de Obras Ejecutadas y Certificado de Buena Ejecución que he puesto a tu disposición. Recaba los certificados al finalizar cualquier trabajo, no esperes a necesitarlos.

Integrar la solvencia técnica con medios externos

Es posible acreditar la solvencia apoyándose o utilizando para ello medios externos. Viene a ser algo así como que te presten la experiencia o los medios que se necesitan para acceder al contrato y cumplir lo contratado.

Es usual y factible “tomar prestados” medios humanos y materiales para acreditar la solvencia, especialmente en los casos: B. Personal técnico u organismos técnicos, C. Títulos académicos y profesionales, y F. Maquinaria, material y equipo técnico. Accediendo a los distintos enlaces podrás encontrar recomendaciones, modelos, y recursos para integrar la solvencia con medios externos de forma sencilla.

Pero si estás empezando a contratar con el Sector Público, te recomiendo que NO “pidas prestada” la experiencia o relación de obras ejecutadas, también te desaconsejo plantear una Unión Temporal de Empresas o UTE.

Por mucho que te interese un contrato, no es buena idea acudir a terceros para acreditar la solvencia en aspectos tan importantes como la relación de obras ejecutadas o la Solvencia Económica y Financiera. Si estás empezando a contratar con la administración preséntate a los contratos para los que tengas la capacidad y experiencia que se requieran. Empieza con paso firme, pero seguro. Evita tener problemas y creárselos a otros.

Estar clasificado, ¿cuando se exige y de qué me sirve?

Estar clasificado como contratista de obras solo es obligatorio para contratos de valor estimado igual o superior a 500.000 €. Para importes menores la solvencia técnica se puede acreditar según hemos visto.

Estar clasificado tiene sus ventajas: ahorra trámites y “explicaciones”. La clasificación sirve para acreditar tus condiciones de solvencia económica y técnica cuando la clasificación que te corresponde es igual o superior a la que se exija en el contrato.

Aunque por otro lado, en los contratos de valor inferior a 500.000 € no siempre encontrarás que en el pliego de cláusulas administrativas se indique la clasificación que corresponda al contrato en licitación. En estos casos acreditarás la solvencia técnica por medio de la experiencia o relación de obras ejecutadas. Estar clasificado no te ahorrará el trámite.

Importante: para empezar a contratar con el sector público no hace falta estar clasificado como contratista. Solo hay que clasificarse si pretendes optar a contratos de valor igual o superior a 500.000 €.

Ten en cuenta que obtener la clasificación y mantenerla supone un coste.

En el próximo capítulo

Tomás y Pilar se están animando y ven muchos contratos a los que les gustaría presentarse. Preparar una oferta requiere tiempo y esfuerzo, no se pueden presentar a todo lo que les encaja, hay que escoger. Hablaremos de cómo seleccionar los contratos a los que presentarse.

 

El dibujo que ilustra este artículo ha sido hecho por Sara Solano – SASOMI, si necesitas un logo, una ilustración o buenas ideas para tu imagen visita su página >>haciendo clic aquí<<

Hasta que no podamos hacerlo en una blockchain, este artículo y el contenido de este blog estará Registrado en Safe Creative, todos los derechos están reservados.